June 12th, 2016

vanna

Recién me tocaron el timbre.

Obvio.
¿Qué otro boludo podría joderte el domingo a la mañana?
Bué.
Dos veteranas de cuarenta y algo...
Yo siempre rebusco la manera más original de mandarlas al joraca.
¿Suelto a la Frida?
Por lo general es la solución preferida. Pero no hoy.
Se me ocurrió otra cosa:
«Querida, en vez de decir TANTAS pelotudeces podrías emplear esta boquita tuya para tirarme la goma. Todos saldríamos ganando...»
Guarango, pero el resultado casi el óptimo: la goma no me la tiró pero se mandó a mudar bien lejos.