koshchey (koshchey) wrote,
koshchey
koshchey

Немного роментики (для испаноязычных)



Apoyá tu espalda sobre mis asientos,
guardá tus palabras dentro de mi cuento.
Yo te doy mi rama, vos prendes el fuego
para hacer la flama del amor más nuevo.

Y la vida cuelga sólo de tu pelo
fascinada,
y las llamas se reducen a tu cuerpo
y tu cuerpo es el calor que me faltaba
y la vida queda afuera un momento
desterrada
y mis ganas se pasean por tu cuerpo
y tu cuerpo que jamás me dice basta.


Si tu amor me mata me muero contento
si tu amor me falta otro amor invento.
Le pongo tu cara, tu color, tu pecho,
y lo dejo en marcha para andar sin freno.


Y la vida cuelga sólo de tu pelo
fascinada,
y las llamas se reducen a tu cuerpo
y tu cuerpo es el calor que me faltaba
y la vida queda afuera un momento
desterrada
y mis ganas se revuelcan por tu cuerpo
y tu cuerpo que jamás...
jamás me dice basta.


...Y la vida queda afuera un momento
desterrada
y mis ganas se revuelcan por tu cuerpo
y tu cuerpo que jamás...
jamás me dice basta.





No
Permanecer y transcurrir
No es perdurar, no es existir
Ni honrar la vida
Hay tantas maneras de no ser
Tanta conciencia sin saber
Adormecida.

Merecer la vida no es callar ni consentir
Tantas injusticias repetidas
Es una virtud, es dignidad
Y es la actitud de identidad
Mas definida.

Eso de durar y transcurrir
No nos da derecho a presumir
Por que no es lo mismo que vivir
Honrar la vida.

No
Permanecer y transcurrir
No siempre quiere sugerir
Honrar la vida
Hay tanta pequeña vanidad
En nuestra tonta humanidad
Enceguecida

Merecer la vida es erguirse vertical
Más allá del mal, de las caídas
Es igual que darle a la verdad
Y a nuestra propia libertad
La bienvenida.

Eso de durar y transcurrir
No nos da derecho a presumir
Por que no es lo mismo que vivir
Honrar la vida.




Mañanas empezadas,
noches sin terminar,
qué grande es la cama
que me ve llegar
borracho de sueño
dormido de alcohol,
un duende pequeño
me empuja al colchón.

Cerrada la puerta
de mi habitación,
de un lado el infierno
del otro estoy yo,
y justo en el medio
el diario de hoy
y justo en el medio
el diario de hoy.

Quién maneja la balanza del bien y del mal?
quién permite que me duerma o que muera quizás?
quién se quita,quién me da...
quién se queda,quién se va?

Mi cuerpo incrustado
ya cede al colchón,
un saco arrugado
y el sueldo del show.
La mente vacía,
el cuarto también
y la fantasía
con alguna mujer.

Subscribe

  • Post a new comment

    Error

    Anonymous comments are disabled in this journal

    default userpic

    Your reply will be screened

    Your IP address will be recorded 

  • 0 comments